Así seas un profesional o un emprendedor, existen al menos seis situaciones que están deteniendo tu éxito.

 

Estas acciones las puedes estar realizando de forma consciente o inconsciente, lo importante ahora es que desde ya mismo las identifiques y tomes acción si en verdad estás comprometido con tu futuro y tu definición de éxito.

 

1.Te das por vencido antes de tiempo: algo en tu emprendimiento o en tu empleo no sale como tú lo esperabas, y abandonas la misión. No te das tiempo de madurar la situación, no te permites aprender de ello, simplemente sales corriendo, claro, mientras que al mismo tiempo acabas con tu autoestima y la fe en ti mismo. El miedo gana en esta ocasión.

 

Persevera, aprende, toma nota de lo que no funcionó y elabora mejoras en tu actuación.

2. Prefieres lo conocido: para qué arriesgarte, para qué exponerte ante extraños, para qué esforzarte, para qué actuar de forma diferente si a todos los que han actuado de tal manera, con el tiempo han logrado lo mismo.

Toma retos, intenta romper al menos un reto (impuesto por ti mismo) cada día.

3. Crees que no eres lo suficientemente bueno: por qué habrías de intentar, por qué tu si existen personas mucho más preparadas, por qué si aún no estás listo… Esta creencia te paraliza y te lleva directamente a tu zona de confort.

¡Toma acción ya! Si lo pudiste imaginar, lo puedes alcanzar.

4. Esperas al momento perfecto para actuar: este punto va de la mano con el anterior, ya que no quieres pedir ese aumento, hasta que tomes ese curso, no quieres buscar clientes, hasta que tus tarjetas de presentación sean perfectas, no quieres buscar empleo, hasta que tu currículum sea el mejor. Si esperas a actuar hasta que llegue el momento perfecto, bueno pues, espera sentado, ya que tal vez este momento nunca llegue.

Deja de esperar al momento perfecto, haz lo que deseas hacer hoy mismo.

5. Te rindes ante los obstáculos: solamente cuentas con un plan “A” para actuar, y cuando algo sale mal se te viene abajo el mundo y ya no sabes qué hacer.

Siempre ten al menos un segundo plan de acción, analiza tu panorama desde el principio, y ten el valor de ajustar tus planes ante cualquier situación.

6. Miedo al fracaso: creemos que fracasar es algo malo y permanente, lo vemos como una enfermedad incurable y para no contagiarnos de ello, mejor no lo intentamos. Para que emprender, si la situación económica está horrible y seguramente no funcionará. Para qué me esfuerzo en encontrar un buen empleo, todos son iguales, mejor me voy a lo seguro.

“No fracasé, encontré 999 formas de no hacer una bombilla” – Thomas Alba Edison

¿Se te ha hecho familiar alguna de éstas situaciones?

 

Esto es porque podemos ser nuestro peor enemigo, tendemos a auto sabotearnos de forma inconsciente.

 

Es tu turno.

 

Únicamente te toma dos pasos para vencer a estas seis acciones: identificar el problema, y actuar de forma diferente.

 

Conócete, aprende de tus miedos y debilidades, crece y no te des por vencido.

 

Aférrate a tus metas y trabaja cada día en ellas.

 

Si te ha gustado, comparte este artículo con más personas y crece tu marca personal.