Estas ahí sentado, frente a tu interlocutor, después de una intensa sesión de 20 minutos en la que fuiste interrogado sobre tu trayectoria laboral y personal, con algo de estrés y ansiedad aún, pero ¿cómo asegurarte que todo ha ido bien? ¿cómo dejar encantado a tu reclutador con tu desempeño en la entrevista?

 

Mostrando interés.

 

Este recurso es clave durante tu encuentro, pero no es cosa sencilla, ya que una cosa es mostrar interés por el puesto y la empresa, y otra muy diferente es mostrar desesperación.

 

Y el cierre de la misma, es el momento ideal para lograr esta diferencia, es tu momento para añadir valor.

 

Por lo general, al final de la entrevista, tu interlocutor de dará un momento para que generes preguntas y/o menciones las dudas que te pudieran haber surgido durante el proceso.

 

Y como te darás cuenta, toda la entrevista se ha centrado en ti, lo que has hecho durante tu carrera profesional, tus logros, momentos difíciles, tus aciertos y errores. En general, de ti, todas las entrevistas laborales así lo son ¿cierto?.

 

Aquí es donde puedes marcar la diferencia y ser recordado, cambia el sentido de la entrevista, y torna la conversación hacia tu interlocutor, con una simple e inocente pregunta:

 

¿Cuál ha sido su mejor momento dentro de esta compañía?

 

 

Esta pregunta además de conectarte con tu reclutador, te puede dar información valiosa sobre la compañía, sus valores y la cultura laboral que se vive dentro de la empresa.

 

Si tu interlocutor por ejemplo, no puede mencionarte ningún buen momento, es una señal del clima laboral de la empresa, que deberás considerar antes de aceptar un puesto ahí.

 

Como ves, con esta sencilla pregunta lograrás ser recordado por tu interlocutor, sabrás un poco más de la empresa y de lo que realmente se vive ahí, y podrás valorar también, si realmente ese es el lugar que quieres para ti y tu futuro laboral o no.

 

Así que en tu siguiente entrevista de trabajo, te recomiendo la tengas en mente y te apoyes en ella para lograr una conversación útil y memorable para ti y tu reclutador.

 

Si te ha gustado, comparte este artículo con más personas y crece tu marca personal.