Debes definir tu meta de ingresos deseados ¡ahora!

Es básico que desde que inicias tu carrera como profesionista tengas en claro dos cosas:

 

  • A dónde quieres llegar

 

  • Cuánto quieres ganar

 

 

En éste artículo me enfocaré a la segunda frase: cuánto quieres.

 

Pero ¿por qué es importante definir tus ingresos monetarios? Pues sencillo, porque esto te ayudara a lograr que realmente ganes lo que deseas.

 

Cuando tienes en mente un ingreso que cubra tus necesidades básicas, de recreación y de ahorro, pueden suceder dos cosas, rechazas los empleos que no alcancen tus expectativas y sigues buscando, o bien, buscas la manera de alcanzarlos mediante bonos, horas o trabajos extra.

 

Aunque claro, debes elegir una suma sana y pegada a la realidad, y ser consciente que en la mayoría de las carreras profesionales, cuando vas acumulando cierta trayectoria tu paga va mejorando. Por lo que crear metas de ingresos anuales es lo ideal.

 

El hecho de elegir tu sueldo deseado también te mueve a otras situaciones, por ejemplo, si tú sabes que las personas que logran X cantidad al mes cuentan con una especialización más que tú, un master por ejemplo, te impulsa a buscar la forma de especializarte también.

 

Debes tener siempre en mente tu meta ideal.

 

 

Pasa de igual forma que al transcurrir el tiempo, y no encontrar un puesto de trabajo, nos gana la desesperación y aceptemos un sueldo por debajo de nuestras expectativas. Esto poco a poco nos va alejando de nuestra meta ideal de ingresos y por lo tanto, de nuestra vida ideal.

 

Si sientes que ya no tienes opción, elige el trabajo que aunque no te pague el sueldo que deseas, te de tiempo y/o forma de tener un trabajo extra, o de ganar más a través de bonos o incentivos. Aunque lo ideal sería, que te muevas hasta encontrar el empleo con el sueldo ideal para ti.

 

Aprende de la experiencia y continúa adelante.

 

Sigue moviéndote, y no pierdas de foco nunca hasta dónde quieres llegar, y cuando dinero quieres ganar en tu carrera profesional.

 

Recuerda que las barreras las creamos nosotros mismos.

 

 

Si te ha gustado, comparte este artículo con más personas y crece tu marca personal.