Conseguir empleo puede ser más sencillo si creas un plan de acción ANTES de empezar con la búsqueda.

 

Debes crear consciencia de todas las herramientas que tienes a tu favor y gestionarlas de una forma efectiva.

 

Como Marca Personal, creas una imagen en la mente de las personas. Estas te perciben por tus 3 herramientas principales: cómo te ves, cómo te comportas y cómo las tratas.

 

Todos los que te rodean en tu área laboral son tus clientes, tus reclutadores, tus jefes, compañeros, e incluso tu competencia, y todos ellos al convivir contigo crean una imagen del profesional que eres.

 

Existe una estrategia que sirve para gestionar éstas relaciones, mejorar el trato, y crear lealtad o bien lograr ser el elegido al puesto. Ésta es el “customer journey map”.

 

Christian Reich, lo describe como el maratón que tu cliente está dispuesto a correr, donde el kilómetro cero representa el momento en que detecta su necesidad (contratar a algún experto, generar un reporte de actividades, o cualquier otra actividad que esté en tus manos y las de tu marca resolver), y en el momento en que la satisface (contrata tus servicios), se convierte en la meta.

 

Para estructurar eficientemente tu “maratón” necesitas dar los siguientes pasos:

1. Conocer y segmentar tu mercado, aunque estés buscando empleo de “periodista” no es lo mismo que te contrate una empresa para trabajar en tele o en otra para trabajar en medios impresos. Busca empresas que realmente necesiten tus conocimientos y habilidades, y que además tengan sincronía con tus pasiones.

2. Identificar cómo tus “clientes” se enteran de lo que haces (awarenes). Si tienes una página o blog en internet en el que es posible localizarte, si fue por LinkedIn, o les enviaste tu currículo, etc. Esto es, ¿los reculadores te llaman, o tú les debes llamar? Si en tu caso eres tú quien debe llamar es probable que tu Marca Personal carece de presencia.

3. Comprende dónde busca cada segmento la información: cómo ofrecen vacantes las empresas que te interesan, internet, boca a boca, el periódico, etc.

4. Identificar cómo y porqué contrata-consume cada “cliente”, cuáles son las necesidades específicas de cada empresa o reclutador. Estas son fáciles de encontrar en las ofertas que cuelgan en portales de búsqueda de empleo. Revísalos, no importa si ya son viejos.

5. Analizar cuál es la mejor forma de apoyar al cliente en su decisión de “compra”. Comunica lo que vales, hazle saber cuáles son tus valores como profesional. Transmite un mensaje COMPLETO.

6. Después de la entrevista, analiza tu desempeño, cómo te sentiste, que información pudiste haber omitido y qué otra te faltó mencionar.

7. Transcurrido cierto tiempo, analiza los resultados que obtuviste con tu entrevista, ¿te llamaron a una siguiente entrevista? ¿eligieron trabajar con tus servicios? Esto con la finalidad de conseguir una mejora continua en tu proceso de selección.

 

Y recuerda, si obtuviste el empleo, es tu obligación como Marca, cumplir con tu promesa de “venta” por la cual fuiste contratado.

 

Si te ha gustado, comparte este artículo con más personas y crece tu marca personal.