El mercado laboral es cada vez más competido, por lo que para lograr un buen desempeño dentro de él debes preparar las herramientas necesarias y tu currículum es una de ellas.

 

Ya he compartido anteriormente contigo, artículos para mejorar tu Currículum Vitae, pero en esta ocasión, te compartiré 7 cosas que debes eliminar inmediatamente de tu currículo, si quieres que éste funcione y sea un imán para tus empresas prospecto.

1.Bloques gigantes de texto: tu currículo no es para contar historias, sino para comunicar tus habilidades. Asegúrate que tus palabras sean objetivas, procura eliminar grandes párrafos y opta por describir tus actividades en frases sencillas.

2. Múltiples fuentes: si estás haciendo tú mismo el diseño de tu currículo, procura utilizar 2 fuentes de texto como máximo, nunca más, ya que mezclar tantos tipos diferentes de “letras” confunde a tu reclutador y da un mensaje muy poco profesional de ti mismo.

3. Tu fecha de nacimiento, estado civil o tus preferencias religiosas: incluir tu fecha de nacimiento pude cerrarte muchas puertas, ya que puede que seas muy mayor o muy joven para el puesto. Tu estado civil, no es información relevante para tu profesión así como tu ideología religiosa, no las incluyas, no es profesional y también podría traerte algunas malas consecuencias.

4. Información previa a la universidad: por ejemplo, datos de preparatoria, secundaria, o cualquier otra institución antecedente a tu universidad.

5. Incluir a detalle qué es lo que hacías en tu puesto anterior: por ejemplo, contestar el teléfono, tomar notas, llevar agenda, llamar a clientes, etc. En vez de esto, describe los logros que alcanzaste en esa empresa, o bien los beneficios que brindaste a tus empleadores, clientes o compañeros de trabajo.

6. Hobbies que no tengan que ver con el puesto que estás buscando: por ejemplo, pasear por el parque, ver televisión, hacer ejercicio.

7. Palabras que no usarías en la vida real, o bien que desconoces su significado: evita incluir frases para presumir o bien, “lucir más preparado”, ya que al entrevistarte y notar que tu vocabulario escrito no es congruente con tus palabras, podrás ser descalificado para el puesto inmediatamente.

Ahora que ya lo sabes, revisa tu currículo y analízalo paso a paso. Modifica lo que debas cambiar, y finalmente compártelo y pruébalo.

 

 

Si te ha gustado, comparte este artículo con más personas y crece tu marca personal.